Navegando por
Categoría: relatos

Nuestro barrio

Nuestro barrio

Mi amigo Javi, lleva tiempo diciéndome que tengo que ir a pasear por Manhattan, la primera vez no lo entendí: «¡Chaval, que vivimos en Valencia!» le contesté, sonrió y me contó que así llamaban a los jardines del nuevo proyecto de urbanización, el que cuando entierren las vías del tren, nos unirá con una de las zonas de expansión más interesantes y modernas de la ciudad. Podría ser un proyecto seductor, aunque a nosotros, los jubilados y pensionistas que habitamos…

Leer más Leer más

Liber secretus.

Liber secretus.

El primer domingo de septiembre de 1509, tras haber asistido a misa en la Iglesia de San Nicolás, dos miembros de la familia Vives, salieron al exterior del templo, todavía hacía calor, la temperatura era la propia del fin del verano en Valencia. Todos los domingos asistían a los servicios religiosos; al ser judíos conversos tenían la necesidad, para subsistir, de mostrar públicamente su devoción cristiana. Los tiempos de la inquisición habían llegado y en Valencia ya se habían producido…

Leer más Leer más

Huellas

Huellas

La historia sucedió unos diez años atrás, Carmen llegó a la sección teniendo menos de treinta años, yo pasaba de los cincuenta. Ella era una chica guapísima, de una belleza exótica, elegante, amable. Nuestro servicio es especial. Es difícil, nos llena, al menos al principio, de temores y dudas. Debemos traspasar esa delgada línea roja que separa el bien del mal. Nos dedicamos a la información: la seguimos, la compramos, en ocasiones la creamos, pero siempre lo hacemos al servicio…

Leer más Leer más

Intermitente

Intermitente

Me lo has preguntado tantas veces, no te he querido contestar nunca, no quería recordar pero hoy hay algo diferente… No sé lo que es. Hoy te contaré, con toda sinceridad el motivo de haber dejado de conducir hace veinte años. Sabes que yo era agente de ventas, así que todos los años viajaba por todo el país, cargando los viejos muestrarios. Cada año el kilometraje que me tragaba iba ascendiendo, puedes calcular… cien mil kilómetros al año, me obligaban…

Leer más Leer más

Alex

Alex

María Alejandra Rodríguez de la Vera fue siempre una chica especial. Nació el 27 de octubre de 1958, a las 5:07 a.m. Su abuela Cristina de la Vera Merlo. comadrona de oficio, al traerla al mundo declaró: “Esta niña va a dar mucho que hablar”. La Sra. Cristina, como la llamaban en el pueblo, no se caracterizaba por el acierto de sus vaticinios, pero a ella le daba exactamente igual, pensaba que si lo había dicho ella era más que…

Leer más Leer más

La conversación

La conversación

Llevaba andando cerca de una hora, aún me quedaba otra, quería cumplir las indicaciones de mi reumatóloga. Me había dejado el bastón en casa y el dolor se iba incrementando; decidí parar en alguna cafetería de la Plaza Central, tomar un café, pedir agua y disolver una pastilla del último analgésico que me habían recetado. El día era espectacular, estábamos a primeros de marzo y la luz comenzaba a cambiar, pasábamos de los claroscuros del invierno, a la alegría de…

Leer más Leer más

Lo que pudo haber sido.

Lo que pudo haber sido.

Ayer me prohibieron escribir, al menos sin supervisión psiquiátrica. Yo que había soñado con llegar a ser un escritor rebelde, incluso maldito. ¿En cuantas ocasiones me había imaginado rodeado de libros, unos míos otros no, pero todos ellos combativos, transformadores, revolucionarios? Mis relatos serían capaces de imprimir huella en el corazón de los hombres. Les hablarían de su dignidad, de sus derechos, de su capacidad de progreso. Los alentarían a superarse, a ser optimistas y solidarios, a trabajar por mejorar…

Leer más Leer más

93.000 amores.

93.000 amores.

Lo reconozco siempre he sido muy enamoradizo. Me gustan todas y no prefiero a ninguna. Tal vez sea egoísmo mío, puro y duro, pero no lo puedo evitar. Es más, ¡no quiero hacerlo! Hay de todas clases: altas, largas, tristes, sonrientes, emocionantes, complicadas, irresistibles… Las conocí desde muy pequeño, fue un placer, luego en plena adolescencia fueron dos. Siempre están dispuestas a ayudarme. Son atentas, solícitas, cariñosas, mimosas. En ocasiones las amo, de tarde en tarde, las maldigo; pero sé…

Leer más Leer más

No me fío

No me fío

— Yo confío en ti– dijo Catherina. — Me gustaría indicar lo mismo, pero no puedo, no me fío. — No lo entiendo, puse toda mi vida, las pertenencias que más quería, incluso a algunos miembros de mi familia a tu cuidado. Incluso dejé que determinarás todas las acciones de gobierno. — ¿Y cómo me lo pagaste? — De ninguna manera especial, ese era tu trabajo. — ¡No, no era mi trabajo! Al menos no en la forma en que…

Leer más Leer más

Murielle

Murielle

Me levanté tarde, cerca de las once, mis ánimos estaban por los suelos y me costó salir de la calidez de las mantas y el edredón, estábamos en noviembre y hacía frío. Me encontraba algo abotargado, desorientado y con los reflejos lentos, más que de costumbre. El dolor de cadera seguía bendiciéndome con su presencia. En la cocinita, de pie y mirando a la pared, tomé el primer café con leche del día, largo de café y con la leche…

Leer más Leer más