La Familia Adams Taxi

La Familia Adams Taxi

Ha llegado hasta mis oídos, no hasta mis ojos, se tratan de mensajitos de mails, que una panda de cabrones de este grupo, están comparando a los Taxi con la familia Adams. No voy a decir sus nombres, aunque bien merecido se lo tienen, deben ser sometidos al escarnio público, además como las palabras se las lleva el viento, pues eso. ¡Joder que torpe estás esta mañana Jose Taxi!

Entre muchos otros tenemos a: Irene Adler, Bego Rivera, Cesar Bort, Alfonso Fernández-Pacheco Fernández-Pacheco, esos son los cabecillas, pero hay bastantes más.

Me parece injusto, ¿Qué ellos no tienen sus defectos?:

Irene fuma puros, de los caros, de los que vienen de Cuba, además intenta no pagarlos, cuando sabe que el negrito que se los hace llegar está muerto de hambre.

Bego tiene miedo a las alturas y por eso, al contrario que yo, no hace puénting, ni rafting ni vuelo sin motor.

César Bort no sabe escribir, tiene que ser su padre el que se ponga delante del teclado de un ordenador, y al dictado de su señor hijo, producir sus textos.

Alfonso Fernández-Pacheco Fernández-Pacheco, tiene 5 negros que escriben bajos sus órdenes, además es un plagiador profesional, a mi me ha copiado ya varios cuentecicos.

En fin, lo dejo, este asunto me enerva y me sube la tensión.

Y es que, de Taxis, Adams, poetas y locos, todos tenemos un poco.

Félix Meléndez, ¿en serio crees que me había olvidado de ti? Eres el peor de todos, por delante todo son alegrías y palmaditas en la espalda, que sí, que bien que escribes, que, si eres un fabulador cuántico, digo, cósmico, y en cuento desaparezco rajas de mi humilde persona, más que un carnicero. Eres el peor de todos cariñet…

Puestos a imaginar, pues esos imaginemos…

Irenita Adler sería Morticia.

Bego Rivera haría el papel de Miércoles.

A Cesar Bort le iría de perlas interpretar a Mano.

Alfonsito Fernández-Pacheco… (que nombre tan largo tienes campeón) … pues como decíamos ayer le correspondería ser Gómez.

Félix haría de Pugsley Adams.

Y yo, humilde entre los humildes, cándido entre los cándidos- esto no me lo creo ni jarto de vino—sería Fétido Adams.

¡Ya está, ya lo he dicho, que tranquilo me he quedado! Nenas y nenes menos orgullo, menos humitos, que todos podemos ser un Taxi Adams, lo cual, por otra parte, no es ninguna deshonra.

DISCULPAS: He incluidos a nuestros amiguitos, antes de seguir recordemos que la culpa es de Alfonsito, que inició esta bonita y afable costumbre. Pues lo he hecho sin ánimo de ofender, porque los conozco y sé de su sentido del humor. Así que: ¡Lo siento, no lo voglvere a hagercer más! Me salieron las llamadas disculpas borbónicas. Pues yo, me temo que lo haré siempre que se me dé la real gana, o me pase por los mismos.

 

Y colorín, colorado, este cuentecico—familiar—se ha terminado.

Este cuentecico está dedicado a todos mis compañeros del taller de escritura creativa 4 hojas, de los que aprendo mucho, leyéndoles y criticándoles.

Jose Taxi

También llamado Josma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.