Miedos relativos

Miedos relativos

“Miedo, tengo miedo, miedo de quererte…” que cantaba la más grande, la Jurado, que pedazo de mujer y de voz» ¿Se enamoró ella realmente del torero?

  Yo de miedo y vergüenza tengo pocos, aunque sigue habiendo cosas a las que temo:

A dormir sin luz en la habitación

A dormir con la luz apagada

A mi casero

A la Audiencia Provincial de Valencia, que me ha condenado por prevaricación y me ha obligado a interponer un recurso ante el Tribunal Supremo. ¿Veremos quién paga las costas?

A perder, para siempre, a mi mujer y a nuestros hijos.

A ducharme con agua fría.

A coger el autobús equivocado.

A la “muerte de un viajante”

A perder, por enésima vez, el móvil.

A olvidarme de guisar.

A que se me vuelva a pasar el arroz.

A quedarme sordo

A leer la ceguera de Saramago, y/o el Túnel de Sábato.

A soportar al Avilés sábados y domingos, en Viva la Vida, ¡Que plasta, Señor que plasta!

A no descubrir actores de la talla de Eduard Fernández

A perderme alguna peli de Jose Coronado.

A no ser capaz de recuperar, en mis viejas cintas de VHS, algún telefilm doblado por Constantino Romero.

A enterarme de quiénes son los Reyes Magos.

A morir sin que se proclame en España la IIIª República.

A no volver a visitar El Escorial

A no ganar ningún diploma en el Grupo de Escritura Creativa de 4 hojas.

A que Irene Adler me retiré la palabra.

A que Cris Moreno no me incluya entre los participantes del concurso semanal.

A perder mi gozoso estado de jubilación.

A que no me dejen volver a subir a la séptima planta del Hospital Clínico y Universitario la Fe de Valencia.

A no cenar guarrindongueces.

¡Alto, Taxi, pare, pare le digo! ¿Es a mi o a mi caballo? A usted Señor Taxi, a usted. ¿Sabe que lleva 26 entradas, en este desbarato de artículo? ¿No está Cansado? ¡Ah!  ¿Entonces no puedo continuar hasta 500? A mi me da igual, pero aquí participa mucha gente, sería un detalle no seguir torturándolos con tanta tontería. ¿Y podría escribir las cosas que me gustan? Es usted un cansino, Sr. Taxi, pero bueno, por una vez y sin que sirva de precedente, le dejo listar 13 cositas que le gusten, pero ni una mas Campeón. ¡Vale, vale, D. Remilgos! Voy al tajo:

            Me gustan:

  1. Las mujeres, me gusta el vino y si tengo que olvidar bebo y olvido.
  2. Me gusta la Dra. Calatayud, tan buena gente, tan guapa.
  3. Me gusta mi seño y mis compañeros del taller de literatura.
  4. Me gustan los perros, los gatos no tanto, pero también.
  5. Me gusta el Gran Serrat y el Sabina, sus letras, sus poemas.
  6. Me gusta el Derecho Romano y los latinajos, “mutatis mutandis”.
  7. Me gustan las películas de suspense…
  8. Me gustan los dibujos animados, especialmente los Simpsons
  9. Me gusta Eduardo Mendoza, sus “Sin noticias de Gurb” y “La verdad sobre el caso Savolta” me parecen inenarrables, por decir algún adverbio, ¿vaya no sé si es adverbio o adjetivo? ¡Qué más da…!
  10. Me gusta despedirme a la francesa, sólo algunas veces.

Ya está, D. Delicado. ¿No tiene nada que añadir Sr. Taxi? Si que podría, pero me mando parar en 13, me gusta más el diez. Buena decisión D. José Taxi. ¿Y podría despedirme? Prometo que lo haré cortito. Bueno pero que no pase de 600 palabras este texto.

Pues en ese caso sólo diré que: Y colorín colorado, este cuentecico se ha terminado.

 ¡Uy me pasé en seis palabras, no ahora son doce, digo dieciséis, digo cuarenta y ocho …!

Venga acabemos esta larga agonía. ¡Alto, Taxi, pare, pare le digo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.